Historia del barrio


Imágenes cedidas por el Arxiu Municipal del Districte de Sants-Montjuďc

La Marina del Prat Vermell, es uno de los barrios que integra el distrito de Sants- Montjuïc de Barcelona.

A principios del siglo XIX la ganadería tenía una cierta importancia en la zona. Por las áreas pantanosas apacentaban grandes rebaños de vacas, cabras y ovejas, mientras que en los pequeños barrios de la playa se mantenía la actividad pesquera.

La inauguración del Canal de la Infanta en el año 1819 significó la transformación del paisaje agrícola, cuando se sustituyeron los cultivos de secano por huertas, a pesar de que en las zonas húmedas se mantuvieran los pastos.

La transformación más importante se produjo a partir de 1846, cuando el Ayuntamiento de Barcelona prohibió la instalación de fábricas en el interior de la ciudad. Esta decisión hizo que los industriales dirigiesen sus inversiones a terrenos de los municipios colindantes. Uno de los lugares elegidos fue la Marina de Sants, ya que tenía buenas comunicaciones, terrenos amplios y abundante agua.

En la zona ya existían seis prados de indianas, según el censo de 1851, entre ellos el Prat Vermell, que era el nombre que recibían los campos que estaban alrededor de las fábricas de indianas, ya que una vez teñidas las ropas se ponía a secar en los prados que se coloreaban de este color. A partir de 1860, los prados empezaron a entrar en crisis y acabaron transformándose en industrias.

A finales del siglo XIX se dan varios procesos significativos para el futuro barrio:

  • Se produce la anexión de Sants a la ciudad de Barcelona y se inicia una primera actuación pública de relieve, estableciéndose en la zona nuevas e importantes industrias, lo que facilita la llegada de nuevos trabajadores al barrio, planificando La Marina como un barrio de uso industrial y de viviendas para los obreros, al mismo tiempo empiezan a desaparecer los pequeños asentamientos de pescadores.


  • La zona adquiere un cierto renombre como zona de recreo. En la playa abren varios establecimientos de baños e incluso se construye un hipódromo.


  • Fomento del Trabajo Nacional inicia las gestiones para la creación de un puerto franco. Con esta finalidad se expropian parte de las Marinas de Sants y Hospitalet y se convoca un concurso internacional de proyectos, pero no es hasta 1929 cuando un Real Decreto Ley aprueba la construcción de una zona franca, empezando una época de grandes cambios.

A principio de los años 50 tienen lugar un conjunto de acciones que prefiguran claramente el uso que se le quiere dar al territorio, primero con la construcción del barrio del Polvorín y más tarde con la construcción de la barriada de Can Clos para alojar de forma provisional a las personas que vivían en las barracas de la Avenida de la Diagonal, que fueron desalojadas durante la celebración del Congreso Eucarístico.

Otra actuación que tiene una gran capacidad transformadora dentro del territorio es la construcción en el año 1955 de la factoría SEAT que implica la edificación del barrio “Las Viviendas de la Seat” que consta de 1.062 viviendas. Es el primer barrio que se construye con una urbanización acabada y dotada de servicios.

Recientemente, la instalación del nuevo recinto ferial, el proyecto del distrito de negocios D38, entre otros, hacen que esta zona sea uno de los sectores de la ciudad con una dinámica urbanística y planificación más importantes. De esta forma, el carácter industrial dejará paso a una fisonomía urbana residencial y comercial que conformará el nuevo barrio de La Marina del Prat Vermell del siglo 21.

 




Ajuntament de Barcelona Urbanisme Ajuntament de Barcelona Habitatge Ajuntament de Barcelona Ajuntament de Barcelona Sants-Montjuïc